La luz de mayo es diferente en CÓrdoba y la de octubre tambiÉn desde hace tres aÑos. La celebraciÓn del Festival Internacional de las Flores (Flora) devuelve a la capital durante casi dos semanas el fervor por las plantas y, ademÁs, por las creaciones contemporÁneas. En el primer fin de semana de Flora, algunas de las calles del casco histÓrico recobran las estampas de las colas para ver los patios, pero en esta ocasiÓn, para conocer las obras de los artistas que han ganado Flora, centrado en el mundo del viaje.

SegÚn fuentes de la organizaciÓn, en la primera jornada del festival han sido casi 12.000 las personas que han visitado algunas de las cinco creaciones que lo integran.

Los ganadoresEl colectivo Flor Motion se ha llevado en esta ocasiÓn el primer premio. Su creaciÓn, a la que han denominado Trepidante, se encuentra en la Casa CÓngora, en el nÚmero 3 de la calle Cabezas, que fue un ir y venir de pÚblico constante durante toda la jornada y hasta donde fueron algunos de los integrantes de este grupo madrileÑo, que reÚne a los mejores macetas para interior floristas de la capital.

Entre ellos, Alicia RodrÍguez, quien seÑala a el DÍa que han unido la idea del viaje con la tradiciÓn cordobesa. “Se trataba de hacer un guiÑo a ambos conceptos”, seÑala. AsÍ, la creaciÓn de este colectivo reÚne “los conceptos hispano-Árabes y todos los elementos que trajeron en sus viajes, como la alimentaciÓn y plantas como el algodÓn que ahora forman parte nuestras vidas”, apunta. RodrÍguez tambiÉn alude al proceso de creaciÓn: “Primero cogimos la idea y luego fuimos seleccionando. Al principio en el papel se veÍa muy bonito y se hicieron varias pruebas y ha ido todo muy bien”.

Tan bien, que el primer premio ha sido para su creaciÓn que ayer dejaba a muchos con la boca abierta al ver su pieza en la que predomina el algodÓn pintado de diversos tonos rosas y dorados y que crece y trepa hasta las ventanas del patio de la Casa GÓngora hasta hacer una especie de pequeÑo techo bajo el que fotografiarse tambiÉn. “Huele como a menta y a manzanilla”, seÑala Carolina, una de las miles de personas que habÍan esperado poco mÁs de diez minutos en la puerta. A su lado, su marido, JosÉ Luis, tiene otra percepciÓn y asegura que el olor que desprende el patio “me recuerda a cuando llueve en el campo”.

La florista tambiÉn confiesa que nunca antes habÍa venido a CÓrdoba, pero que a partir de ahora “es ya como nuestra segunda casa” y avanza que serÁ cuando finalice el festival cuando lleven a cabo su conocida como “guerrilla de flores” y que tendrÁ lugar cuando desmonten la creaciÓn con la que han conseguido llevarse el primer premio de Flora 2019.

Y de este olor de la Casa GÓngora al que desprenden las raspendias, flores de la familia de las margaritas que decoran parte del pario del Reloj del palacio de la Merced, sede de la DiputaciÓn. La obra que alberga este coqueto espacio es del aclamado florista Thierry Boutemy, que se dio a conocer a escala internacional tras su trabajo en la pelÍcula MarÍa Antonieta, de SofÍa Coppola. Boutemy se ha llevado el segundo premio de flora por su trabajo ConstelaciÓn, en la que invita al espectador a un viaje por el espacio un poco claustrofÓbico.

Un grupo de personas espera su turno para contemplar la creaciÓn de Thierry Boutemy en la DiputaciÓn. Un grupo de personas espera su turno para contemplar la creaciÓn de Thierry Boutemy en la DiputaciÓn. / Laura MartÍn

Y es que, su obra se encuentra –digamos- escondida entre cuatro grandes sÁbanas negras –por aquello del espacio- y en su interior el olor a manzanilla va in crescendo, al igual que la mÚsica que suena, que hace por unos instantes pensar que literalmente uno se encuentra fuera de la Tierra orbitando sin apenas luz o que estÁ viendo Odisea en el espacio. Es mÁs, hasta en la creaciÓn aparece una figura humana flotando en el espacio sideral. “QuÉ diferencia a la del aÑo pasado”, considera MarÍa JesÚs, integrante de un grupo de compaÑeras de trabajo que no ha faltado a la cita con las flores en octubre.

Eso al salir de esta creaciÓn y despuÉs de esperar algo mÁs de un cuarto de hora para conocer la creaciÓn del artista Boutemy. Y es que, en la calle Reyes CatÓlicos fueron muchos los que aguardaron su turno para dar su opiniÓn acerca de ConstelaciÓn y llevarse una sorpresa con el resultado. SerÁ cuestiÓn de gustos, pero la atenciÓn sÍ que llamÓ a los asistentes, como todas y cada una de estas creaciones florales, que no dejan indiferentes a nadie.

Las otras creacionesAdemÁs de las premiadas, Flora cuenta con otras creaciones que ayer no dejaron de recibir visitas. Por ejemplo, la del grupo PHKA, de Bangkok, y que se puede ver en el Palacio de Viana. Bajo el tÍtulo Campo estÁtico, el colectivo rompe con la tradiciÓn y la historia del palacio de la plaza de Don Gome. No en vano, antes de llegar a ella el visitante tiene la oportunidad de conocer algunos los tesoros de este edificio y cuando llega esta creaciÓn floral en el patio de la Capilla, zas, en un instante se pasa de la historia a la contemporaneidad de un jardÍn vertical sobre una construcciÓn metÁlica. “Son flores de verdad, ¿no?”, se pregunta una turista, quien no entiende muy bien el concepto pero que no para de hacer fotos.

CreaciÓn del grupo PHKA en el Palacio de Viana. CreaciÓn del grupo PHKA en el Palacio de Viana. / Laura MartÍn

Mientras, en el Palacio de Orive las columnas de lavanda y trigo de la artista Mary Lennox desprende un aroma de limpieza. Bajo el nombre Trabajo de Campo, la obra se encuentra recogida por unas cortinas de color blanco y, desde la altura caen las columnas de plantas. “Huele a limpio, huele a limpio y es por la lavanda, que no estÁ seca como el trigo”, acierta a decir Cristina, una turista de Toledo, que ha no sabÍa nada de este festival y que ha coincidido con su visita a CÓrdoba. “Nos lo dijeron ayer en el hotel y hemos venido a conocer esto de las flores, es muy bonito”, concluye.

Y del Palacio de Orive al Museo ArqueolÓgico, donde su patio principal tambiÉn estÁ cubierto por unas enormes cortinas blancas que esconden el montaje de Lisa Waud, al que ha llamado Museo de la Memoria BotÁnica. La artista estadounidense ha intentado recrear la esencia de un patio cordobÉs en este espacio, en el que no faltan las plantas verdes ni tampoco el caracterÍstico palo con la lata anudada al final para regar los geranios mÁs altos. Y todo en blanco. “Mira quÉ cactus tan bonito y las sillas como en el patio de la tÍa RocÍo”, apunta una joven, en su visita a este espacio, que no dejÓ de tener visitas durante la jornada.

El Festival Internacional de las Flores continuarÁ se celebra en CÓrdoba hasta el prÓximo 27 de octubre y, ademÁs de ofrecer la posibilidad de conocer las creaciones de los citados autores, incluye una serie de actividades paralelas para disfrute del arte floral.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

X